Cathal Coughlan: Unrealtime

Cathal Coughlan ha tenido algo más que un regreso, pues con su más reciente álbum, sustentado en sencillos promocionales como Song of Co-Aklan, tema homónimo al álbum, The Knockout Artist, Owl In The Parlour, y Falling Out North Street, deja bien claro que nunca se fue, sino que el resto se quedó atrás, tal como lo demuestra en su más reciente extracto de éste material, donde cuenta con la colaboración de su compañero en Microdisney, Sean O’Hagan (High Llamas, Stereolab), y la cantautora dublinesa Eileen Gogan, el cual es acompañado por un vídeo realizado por Locky Morris, el cuál sigue la labor promocional del disco, ya disponible en plataformas digitales como Apple Music y Spotify, y en formato físico dando click en https://ffm.to/songofcoaklanalbum.

Unrealtime es el pase de lista de aquéllas cosas que, mientras diste la vuelta al mundo, permanecieron en un ciclo tan constante que sólo el clima y la temporalidad estacional parecerían ser variables ajenas a aquéllo que permanece igual.

Unrealtime, as a song, muses back and forth on what it is to be an exile, revisiting one’s land of birth as not alone a stranger, but possibly as an observer from another dimension. And then, it begins looking on the extent of a person’s whole life from those unrelenting perspectives.
Unrealtime, como una canción, reflexiona de un lado a otro sobre lo que es ser un exiliado, volviendo a visitar la tierra de nacimiento de uno no solo como un extraño, sino posiblemente como un observador de otra dimensión. Y luego, comienza a analizar el alcance de toda la vida de una persona desde esas perspectivas implacables.

Some of my most dicey chord changes are subordinated to the simple hypnosis of a frame drum and Sean O’Hagan’s flat-wound “West German” bass guitar. The periodic crescendos of realisation are heralded by Nick Allum’s restrained brush drums and a growing plenitude of voices – my own, and those of Eileen Gogan and Sean, each probing in their own way for a reprieve from the certainties of the terse prescriptions heard in the verses. It’s more than fitting that the visuals seen here should have originated in another part of that island, in the masterful minimalism of Locky Morris.
Algunos de mis cambios de acordes más arriesgados están subordinados a la simple hipnosis de un tambor de marco y el bajo «alemán occidental» de cuerda plana de Sean O’Hagan. Los periódicos crescendos de la realización son anunciados por los moderados tambores de Nick Allum y una creciente plenitud de voces, la mía y las de Eileen Gogan y Sean, cada una de las cuales busca a su manera un respiro de las certezas de las concisas prescripciones que se escuchan en los versos. Es más que apropiado que las imágenes que se ven aquí se hayan originado en otra parte de esa isla, en el minimalismo magistral de Locky Morris.

Cathal Coughlan

I try to stick to a practice of staring at things and letting myself go. The footage in the film for Unrealtime was shot on an intertidal mudflat, on the edges of a large shallow sea lough on the north coast of Ireland, close to home. Seldom can I get the idea though of the huge capped city dump lying nearby out of my mind. The weather wasn’t good, that black pipe was under the arm one minute and caught by the wind the next. Who knew that this chance happening would be used to accompany this beauty of a song by Cathal Coughlan. ‘…post glacial marine transgression…’ I pulled that line from a geological description of the area. Jesus, that could almost be one of Cathal’s arresting lyrics.
Intento mantener la práctica de mirar fijamente las cosas y dejarme llevar. El metraje de Unrealtime fue filmado en una marisma intermareal, en los bordes de un gran lago poco profundo en la costa norte de Irlanda, cerca de casa. Rara vez puedo sacarme de la cabeza la idea del enorme basurero que cubre la ciudad en los alrededores. El tiempo no era bueno, ese tubo negro estaba debajo del brazo un minuto y el viento lo agarró al siguiente. Quién diría que este acontecimiento fortuito se utilizaría para acompañar esta belleza de una canción de Cathal Coughlan. «… transgresión marina posglacial …» Saqué esa línea de una descripción geológica del área. Jesús, esa casi podría ser una de las letras deslumbrantes de Cathal.

Locky Morris

Cathal Coughlan, Unrealtime…

The Gaelic Rhine, paleface springtime
They asked my thoughts, kindly
Park bench and trees, chill farmland breeze
Boats bob and knock, mindlessly

Let me know someone recollects
Let me know I was seen
No surprise if it’s otherwise,
silver light has breached me

15 storeys down below
smoky streets I used to know
Close out, close in, lead-lined doors swing
Struck mute, flake-skinned – this grevious turn of spring

See Loved Lough Ine, feast your mind’s eye
Cells realign to nothing…

Close here, close there, exempt nowhere
Must cut, must burn, for pale return
The trusts betrayed, the debts unpaid
Those mad bright days roll by

Base metal cross – not stone, low cost
Life stories lost: unrealtime

Unrealtime

Un comentario en “Cathal Coughlan: Unrealtime

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.