Idéalia: #ImpulsoDeEnergía

Si algo me intrigó de ella, fue la lozanía de su rostro.

Parecería que el tiempo no pasa por ella.

Al sólo verla de noche, en ciertos lugares y por tan breves instantes, siempre pensé que quizá se trataba de algún producto de mi imaginación.

Cuando por fin se dio la ocasión de hablar, mi nerviosismo no pudo ser más evidente y, con una sonrisa se despidió.

Superado el impacto del contacto inicial, todo fue más simple, más la constante era que seguía desapareciendo sin avisar y, de no ser por las preguntas de gente curiosa y los clásicos chismosos, hubiese jurado que estas conversaciones eran producto de mi imaginación.

¿Sería un vampiro o alguna otra especie de criatura de la noche?.

El secreto, finalmente me fue revelado después de aquella noche en que decidí avanzar sin dar marcha atrás, era obvio que existía cierta atracción en ambos sentidos y, bueno, alguien tenía que hacer algo.

No sería caballeroso contar más detalles, pero la revelación vino cuando me asomé a su tocador y descubrí que no era lo que yo pensaba.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s