COFEPRIS aprobó en México el uso de la terapia libre de interferón para el tratamiento de la Hepatitis C

Hay enfermedades que, en determinada época, fueron una verdadera pandemia, sin redes sociales ni gente histérica que se manifestara en masa por lo que no conocen, arrasaron con una buena parte de la población de distintas regiones geográficas, en tanto que otras marcaron el genoma humano al convertirse en males silenciosos a los que la creación de hábitos saludables y los avances tecnológicos ayudaron a erradicar.

Algunos otros permanecen ahí, silentes, deteriorando la calidad de vida de aquel que llegara a contagiarse o a hacerse portador.

La cultura de la prevención es buena pero, ¿Qué hacer cuando padeces o tratas con un paciente de Hepatitis C?

La Hepatitis C es una enfermedad que se descubrió en 1989 y desde entonces se ha transmitido por el contacto con sangre infectada. Se sabe que debido al curso silencioso o asintomático de la infección, sólo 1 de cada 4 personas que adquirieron el virus conoce su condición y por ello, al no recibir tratamiento oportuno, su condición puede derivar en el desarrollo de cirrosis hepática o cáncer de hígado.

Debido a la poca sensibilización de la población respecto a esta enfermedad, que se puede adquirir al:

  • haberse sometido a trasfusiones de sangre o trasplantes antes de 1995
  • usar drogas que se consumen vía intravenosa e intranasal
  • haber nacido entre 1945 y 1965
  • pertenecer o haber pertenecido a comunidades carcelarias
  • realizarse tatuajes o perforaciones en sitios sin certificación sanitaria
  • compartir objetos de uso personal como rastrillos, corta uñas o cepillos dentales

La mayoría de las personas se enteran de su infección de manera accidental, ya sea al acudir a donar sangre y darse cuenta que tienen el  anticuerpo para el virus positivo, al ir a una revisión clínica y el médico halla alteraciones de las pruebas de funcionamiento hepático, o bien, al realizar estudios regulares de gabinete en los que la biometría hemática arroja plaquetopenia, que sugiere una enfermedad hepática crónica.

¿Quieres saber más?

¡Dale Play y sigue leyendo!

APRUEBAN EN MÉXICO EL USO DE TERAPIA LIBRE DE INTERFERÓN QUE CURA LA HEPATITIS C

La combinación de simeprevir con sofosbuvir además de superar los niveles históricos de respuesta viral sostenida (97%), reduce los efectos adversos y favorece el apego al tratamiento.
La Hepatitis C afecta al 1.4% de la población mexicana[i] y en caso de no ser tratada oportunamente puede derivar en cirrosis y cáncer de hígado.[ii]

La Hepatitis C enfermedad crónica, que se identificó en 1989[iii] y se ha convertido en la causa de medio millón de muertes anuales en el mundo[iv], ahora cuenta con una opción de tratamiento que ofrece porcentajes de cura nunca antes alcanzados, favorece el apego al tratamiento y mejora significativamente la calidad de vida de los pacientes.

“La reciente aprobación por parte de la Comisión Federal para la Protección contra riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de la combinación de simeprevir con sofosbuvir como tratamiento para los pacientes infectados con el genotipo 1 de la Hepatitis C, constituye un avance significativo en el abordaje de esta enfermedad, que ahora ya podemos afirmar que es curable” explicó el Dr. Jorge Luis Poo, médico hepatólogo.

La combinación de simeprevir con sofosbuvir, cuya aprobación en Estados Unidos de América y la Unión Europea antecedió a la de nuestro país, se caracteriza por ser una terapia simplificada libre de interferón, que ha demostrado efectividad en el tratamiento de los genotipos 1 y 4 del virus de la Hepatitis C al alcanzar un 97% de respuesta viral sostenida.

“Por primera vez los avances científicos permiten que una enfermedad crónica como la infección por el virus de la Hepatitis C tenga tan buen pronóstico, ya que además de lograr ser curada hasta en un periodo de tratamiento mínimo de 3 meses, permite a los pacientes tener una mejor calidad de vida al simplificar las tomas y disminuir los efectos adversos que anteriormente eran los causantes del abandono del tratamiento”, comentó el Dr. Poo.

Con base en lo comentado por los expertos nacionales en gastroenterología y hepatología que se dieron cita en la ciudad de Mérida bajo la convocatoria de Janssen México, la compañía farmacéutica de Johnson & Johnson, la importancia de la aprobación de la nueva combinación de antivirales de acción directa (simeprevir) con los inhibidores de polimerasa (sofosbuvir) radica en el rompimiento del esquema con interferón que durante cerca de 30 años se utilizó para el control de la Hepatitis C, lo que significa un importante avance hacia la cura de la enfermedad.

Esta nueva opción terapéutica podrá beneficiar al 1.4% de la población mexicana que vive con el virus de la Hepatitis C. A este respecto y debido a que la incidencia de casos registrados hasta 2008 en el país presentó una tendencia de crecimiento del 10% anual, es decir de 100 a 200 casos nuevos[v], los médicos aprovecharon para hacer un llamado a la población para identificar factores de alto riesgo y así impulsar un diagnóstico temprano de esta enfermedad, que de no ser atendida oportunamente puede generar complicaciones graves como cirrosis o cáncer de hígado.

“Si bien la Hepatitis C tiene un curso principalmente asintomático, existen factores de riesgo que es necesario observar para que en caso de identificarse con alguno o algunos, se acerquen al médico gastroenterólogo o hepatólogo, quienes ofrecerán la orientación correcta a los pacientes”, señaló el Dr. Jorge Luis Poo.

Entre las conductas y experiencias de vida consideradas como de riesgo se encuentran: haber recibido una transfusión de sangre o derivados antes de 1995, ser receptor de algún trasplante de órganos, vivir con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), ser usuario de drogas que se consumen vía intravenosa e intranasal, haber nacido entre 1945 y 1965, pertenecer o haber pertenecido a comunidades carcelarias y realizarse tatuajes o perforaciones en sitios sin certificación sanitaria.

Acerca de Janssen México:

Janssen México es una empresa dedicada a proveer productos innovadores que ayuden a salvar y mejorar la vida de las personas, a enfrentar y solucionar las necesidades médicas más importantes y no resueltas de nuestros tiempos. A través de las diferentes empresas del grupo Johnson & Johnson, nuestra gente está unida en la búsqueda apasionada de la ciencia en beneficio de los pacientes. Con presencia en más de 50 países, compartimos el compromiso de los fundadores de la compañía de innovar en ideas, productos y servicios para los pacientes de todo el mundo.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s