Mitos sobre los Alimentos Prohibidos

Fuente: Sociedad Química Americana de Boston

No sabemos de dónde salieron, pero hay creencias que de tanto repetirlas hemos creído que son ciertas y pensamos que nos pueden ayudar a bajar de peso, ¿reconoces el “comer pan engorda” o “beber agua durante la comida es malo”? Ten cuidado, no todo lo que escuchamos es cierto.

Lo primero que hacemos al iniciar una dieta para bajar de peso, es comprar una báscula para pesarnos todos los días, incluso varias veces al día, ya que no pesamos lo mismo en la mañana que en la noche. Muchos pensarían que es un hábito obsesivo, pero los expertos en nutrición afirman que las personas que se pesan a menudo, tienen más probabilidades de perder peso. Sin embargo, recuerda que lo importante es cómo te ves y las tallas que pierdes, no conviertas esta recomendación en un hábito compulsivo tampoco.

Toda la grasa es mala así que hay que eliminarla de nuestra dieta. Falso.
No toda la grasa es mala, también nos puede ayudar a sentirnos saciados después de comer, lo que evita el deseo de comer un segundo plato o postre. Nuestro cuerpo necesita grasa para funcionar de forma correcta y no se debe satanizar su consumo, sólo se debe vigilar su ingesta.

Si has comido demasiado, sáltate la cena. Falso.
Si lo que quieres es bajar de peso, bajo ninguna circunstancia te saltes una comida porque después tendrás más hambre. Esto aumentará las posibilidades de atacar el refrigerador y consumir un mayor número de calorías. Si te has saciado durante la comida, lo mejor es hacer un poco de ejercicio y cenar ligero, por ejemplo, puedes prepararte un refrigerio con dos rebanadas de pan, pechuga de pavo y queso bajo en grasas.

Elimina los carbohidratos de tu dieta. Falso.
A pesar de la enorme popularidad de las dietas que excluyen los carbohidratos, representan uno de los elementos que más necesita tu cuerpo. Se les conoce como el combustible del cuerpo, por lo que si los eliminas, no podrás tener una buena salud. Recurre a los granos enteros, que son muy saludables y beneficiosos para tu día a día.

Fuera alimentos calóricos. Falso.
Aunque creas que es lógico, eliminar de tu dieta el chocolate, la pizza o los panes dulces es una locura, ya que corres el riesgo de desearlo con tantas fuerzas, que terminarás ingiriéndolos en cantidades excesivas.

Bebe agua antes de comer. Verdadero.
Esta recomendación es muy útil, ya que te ayudará a comer menos cantidad de alimentos. Según un ensayo clínico presentado durante el congreso anual de la Sociedad Química Americana de Boston, los adultos que bebían dos vasos de agua antes de cada comida perdieron más peso que aquellos que no lo hicieron.

Come muy despacio. Verdadero.
La sensación de saciedad comienza 15 o 20 minutos después de haber iniciado la comida. Disfruta de cada bocado despacio y saborea. Existe un lapso entre que la boca disfruta el alimento y el cerebro siente plenitud en el estómago.

Recuerda que en la variedad está el éxito de perder peso y no recuperarlo. De nada nos sirve comer sólo durante una semana zanahorias, si a la siguiente regresamos a hábitos poco saludables.

Mitos

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .