¿Porque llueve el 24 de Diciembre?

24 de Diciembre, Nochebuena, la velada previa a la Navidad en la que inicia la celebración y la familia se reúne para compartir la mesa alrededor de una cena que en la mayoría de los casos se caracteriza por tener platillos provenientes de diversas cocinas al reunirse elementos provenientes de distintas latitudes para compartir y festejar.

La familia mexicana se integra por una mezcla no homogénea cuyos componentes pueden separarse, de acuerdo a la brecha generacional, en gustos y estilos, lo cual hace que este festejo se convierta en una pachanga que eventualmente derivará en una cacofonía ensordecedora al mezclarse en el ambiente los sonidos provenientes de las distintas casas, entre los cuales no faltaran las canciones de moda y, mucho menos, aquellas que tienen “ondita”.

Esa “ondita” a la cual en el ideario común se le conoce como hipsterismo y que en nuestro país no tiene mucho que ver con la corriente cultural emergida en los 40 y 50, y no es mas que una versión remezclada de los llamados xipitecas…

Esa “ondita” vendria a ser la propagación de la perturbación del orden natural de las cosas, ya que en si mismo, cualquier postulado emanado de la cultura jipster se niega a si mismo y no es más que un simple capricho infantil, por lo que algunos creen que los jipsters son de mala suerte (Recordemos cuando las autoridades pretendieron clausurar el foro Sol a consecuencia de un evento jipster y el equipo legal de OCESA debió aplicarse para que esto no sucediera) o, como en este caso, atraen la lluvia, lo cual explicaría el desastre en que se convirtió el primer día de Corona Capital 2014.

Al reunirse la mayor parte de la familia en la capital del país, por obvias razones el número de jipsters se incrementa de manera exponencial, por no decir radical y que, como una de sus muchas consecuencias, trae el hecho de que desde la noche de ayer la lluvia no pare.

Si alguien llegara a dudar de la veracidad de estos hechos y sus fundamentos o de la evidencia presentada, no lo remitiré a realizar una búsqueda en material bibliográfico o lo obligaré a experimentar con sus parientes jipsters, no, simplemente le remitiré al episodio 7 de la temporada 24 de Los Simpson.

¿Remedios?…

  • No deje salir a su pariente jipster, pues si se reunieran en masa, el resultado sería una tromba como la que azotó el Corona Capital pasado.
  • Es Navidad, no le hostilice, simplemente no le regale aquello que pidió, sino algo verdaderamente útil. Recuerde que la “ondita” es la propagación de la perturbación del orden natural de las cosas y darle gusto equivaldría a incrementar la longitud y frecuencia de la “ondita”.
  • Hable con él / ella, sin agredirl@, hágale ver que no es tanto porque su música aburra, carezca de alma o simplemente esté de hueva, ni mucho menos por el hecho de que la gente murmura a sus espaldas por la ambigüedad de su imágen y lo “refinado” de sus maneras, sino que su estilo de vida ya es muy mainstream y este hecho en si mismo contrapone sus postulados.

Si nada de lo anterior funciona, relájelo viendo Los Simpson, especialmente la Temporada 24 y llegando al capítulo 7 seguramente captará el mensaje.

smpsn

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s