Sonrie: Una Exposicion de Oscar Villanueva

Oscar Villanueva es un fotográfo: Antes de ver la ubicación de sus colegas, se ocupa de la suya, dando y otorgándose el espacio necesario para trabajar y a partir de ahí recorrer el espacio con su lente como referente de la distancia a recorrer en un momento en el que el tiempo se detiene y el resultado de su trabajo será el mudo téstigo del suceso que se desarrolló frente a sus ojos..

Sonríe! es una recopilación del trabajo de Oscar Villanueva como retratista, misma que se exhibirá por tiempo limtado en la Casa Refugio Citlaltépetl, ubicada en el número 25 de la calle homónima en la Colonia Hipódromo Condesa.

esov

La fotografía más que ninguna otra arte ha hecho del retrato su sello. Incluso los aficionados, vestidos de turistas de la modernidad, lo utilizan para recoger sus memorias y decorar sus álbumes y paredes con recuerdos de familia y amigos. Pero como arte, el retrato fotográfico ha buscado caminos asombrosos en la plata y el lente para plasmar al sujeto, para explorarlo. Con la suerte de lo idéntico en la mano, ha escudriñado en la luz, en la sombra, en los colores y en la impostura para crear un simulacro entrañable. El retrato fotográfico ha sondeado ese momento en el que el “verdadero” personaje se asoma para poder, en una sola toma, exhibir ese “algo” que nunca antes habíamos reparado en las personas.

El fotógrafo nos revela aquello que sólo él percibe, lo que se esconde de la mirada ordinaria en la sonrisa o en la inexpresividad. Retratar es un diálogo discreto al que se nos invita por medio de la impresión y la distancia. En un retrato leemos el entusiasmo, las inquietudes o aquel punctum indiscreto del sujeto, pero también se nos abre la mirada del artista, la del observador nómada y cautivado. Retratar es entender y explicar al otro, es una forma de construir al personaje y de edificar un mundo, pero también a sí mismo.

Sonríe nos muestra la faceta de Óscar Villanueva como retratista, nos exhibe su fanatismo por la música y por el gesto de una manera honesta. Su trabajo no es el de alguien que retrata a una celebridad exaltando la mejor postura, cada toma devela un intimismo particular y deslumbrante por el universo ajeno, una inquietud por el origen de la palabra y del sonido. En cada una de las piezas, el fotógrafo nos permite ver un poco del eco del sujeto capturado, nos lleva a un lugar entre las artes.

Así, Óscar Villanueva logra con una elegancia discreta, trasmitir su fascinación por el trabajo que sus modelos ejecutan: cada una de las fotografías concentra su relación emotiva con lo que mira y se abre en cada disparo un poco de su envergadura como persona.

Imágen Sofía Buitrón

Texto Alfredo Guzmán

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.